Follow Me
August 2014
M T W T F S S
« Aug    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Posts Tagged ‘seguridad ambiental’

nuevas perspectivas ambientales

NUEVAS PERSPECTIVAS AMBIENTALES[1]

I.- Seguridad ambiental: Conceptos.

Antes se mencionaba la seguridad “nacional” como uno de los objetivos de todo estado.  Hoy se deben cambiar estos conceptos, realizar una re-conceptualización de todo el esquema de conocimientos, pues debemos marchar o ponernos acorde a lo que la Naturaleza y sus recursos nos impongan, caso contrario, viviremos con amenazas, riesgos, vulnerabilidades, es decir, todo un desafío para las actuales y nuevas generaciones, tendrán que vivir tomando en cuenta que los problemas ambientales son globales  y no separados, que un eco-sistema interactúa en espacio y tiempo y no está sometido a causas o acciones  antrópicas, conforme se mencionó en el “Informe sobre Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo” de 1994 donde se introdujo el concepto de “seguridad humana” superando la visión restringida y privilegiada para la seguridad de los estados.

Este concepto, -nuevo, fija su inicio y desarrollo a partir de la década de los 80s-, originó toda una pléyade estudiosos e investigadores que han reconocido, fundamentadamente, que los factores ambientales desempeñan acciones directas e indirectas tanto en confrontaciones violentas políticas, sociales, económicas, no se digan las mismas ambientales.

Ejemplo de lo mencionado, es dable citar el caso de  Japón y EE.UU., países sumamente desarrollados, la cosecha de sembrar un “desarrollo ni sostenible ni sustentable” asume  consecuencias directas que las sufren ellos mismos a través de los permanentes: cataclismos y muertes que soportan, sin olvidar las indirectas, hambruna, entre otros males, presente en naciones lejanas: Somalia, Etiopía, Kenia. La memoria humana no debe olvidar casos pasados como el de la civilización maya, con una agricultura de tale y queme[2] o Islanda,  por la pérdida de su suelo fértil, soportaron gravísimas consecuencias en sus sociedades.

Frente a esta circunstancia, el mundo científico no fue ajeno e incidiendo en múltiples estudios e investigaciones dando como resultado la certeza de una realidad hasta hace poco increíble y alucinante por las profundas consecuencias que atraerá consigo.

En este marco referencial, oportuno es conocer el alcance de lo expresado en aquellas manifestaciones conceptuales que contribuyen mucho a entender, de mejor forma, la profundidad de su alcance.

Referente a la seguridad nacional, Arnold Wolfers (1962) definió los dos lados de este concepto: “Seguridad en el sentido objetivo mide la ausencia ante amenazas a los valores adquiridos; en el sentido subjetivo la ausencia de miedos que dichos valores pudieron destruirse”.

Esta visión facilita comprender la proyección del concepto de seguridad nacional en el ámbito de la seguridad ambiental, considerando que la primera no podrá existir sin la segunda, reitero, frente a las circunstancias que hoy la Naturaleza y sus recursos se ven abocada por causas antes ni siquiera eran mencionadas peor estudiadas.

Por tanto, alrededor de la misma existen muchos conceptos, definiciones, siendo una de ellas, “es la relación entre las preocupaciones de la seguridad frente al conflicto armado y el ambiente natural” adicionándose que se agudiza cuando existe escasez del recurso y la necesidad de obtenerlo, circunstancia fértil para que nazca el conflicto. Otra, la manifestada por Barnet: La seguridad ambiental es la minimización proactiva de las amenazas antropogénicas a la integridad funcional de la biosfera y hacia su componente interdependiente humano (Traducción libre, 1997)[3]

Como podemos observar, la importancia de estudiar la escasez del recurso y el interés por su obtención, condiciona al surgimiento del conflicto en el mundo, convirtiéndose en fundamento de vital existencia que, sin embargo, se vuelve aún más controversial cuando se estudian sus causas y efectos, muchos de ellos aún no han tenido el reconocimiento a pesar de las bases científicas que los afirman. Para comprender este alcance, veamos algunas de ellas.

II.-   Principales temas relacionados con la seguridad ambiental:

Entre los enunciados de derechos humanos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, consta el derecho a vivir en ambiente sano, precepto que ha debido pasar por cerca de cincuenta años para ser parte vertical de muchas de las constituciones en el mundo.  Si nos referimos a América Latina, desde la década de los ochenta se inicia el “movimiento jurídico verde” al observar a países como Panamá (1972), Cuba, Perú, Ecuador (1978-9), entre otros, hacer con preceptos constitucionales referentes a los problemas ambientales.

Para el caso específico de Ecuador, a medida que se dictaban constituciones, se afirman sus conceptos conforme se establece en sus cartas magnas de 1978-9, 1993, 1998 hasta la actual vigente de 2008 donde, incluso se dictaron derechos en favor de la Naturaleza y sus recursos, culminándose con el derecho de toda y todo ecuatoriana o ecuatoriano, de vivir en un ambiente saludable o del buen vivir, dándole un estatuto de derecho humano constitucional, sin dejar de señalarse la responsabilidad estatal de cuidarlos mediante políticas de defensa del ambiente que, para su cumplimiento requiere implementar no solo leyes acorde con esta visión prospectiva, sino, de formar futuros profesionales que tengan base científica y exterioricen criterios teóricos y prácticos frente a las diferentes causas y efectos favorables o perjudiciales al ambiente, lo cual, indudablemente, facilitará el manejo adecuado de la seguridad ambiental e integral que permitirá conciliar conceptos y acciones a fin de alcanzar un verdadero desarrollo sostenible o sustentable, para lo cual borroneando ideas sobre el contenido de un posible programa de estudios, debería considerarse lo que nos trae la Revista Forestal Centroamericana, sobre algunos de los principales problemas ambientales:

1)  Además de la pobreza, que es o debiera ser el tema central de la seguridad ambiental, considerando que el ser humano bajo estas circunstancias, toma lo que tiene a la mano para subsistir, es decir, los recursos naturales sin miramientos de precaución o prevención, a lo cual hay que añadir:

2)  El cambio climático, el elemento de envergadura en materia ambiental .Aunque la magnitud y la velocidad de evolución de sus efectos están aún en discusión, su carácter global le da una importancia indiscutible. Más que cualquier otro cambio ambiental, sus consecuencias en la sobrevivencia de sectores amplísimos de la población mundial pueden desatar una crisis de mayor convergencia especialmente en los más pobres que viven en sitios de aguda fragilidad y riesgo en el sur del planeta.

3)  Aún cuando los efectos del cambio climático no se manifiesten de inmediato, la degradación de muchos ecosistemas y la vulnerabilidad a los desastres son otras preocupaciones significativas. La relación entre la escasez de recursos y la violencia se explica por la reducción en la “oferta” de recursos (fenómenos ligados a la degradación),a la demanda (aumento de la población) y a la “marginalización ecológica” de sectores, debido a la mala distribución de los recursos y a su acceso restringido (Dabelko et al.2000).

4)  Los refugiados ambientales forman parte del mismo grupo de preocupaciones y pueden originarse de problemas ambientales que los obligan a huir, o la huida puede deberse a situaciones conflictivas violentas, y los refugiados ocasionan fenómenos de degradación ambiental en las zonas que los acogen. Los refugiados llegan a menudo a lugares de baja oferta y frágiles, ejerciendo demandas que suman a los problemas existentes que, pueden originar la mega-urbanización paupérrima de sectores marginales en las grandes ciudades, con toda su secuela de problemas ambientales.

5)  El agua dulce es otro tema grave dentro de la seguridad ambiental. Este elemento imprescindible, se encuentra bajo una presión constante, aún en países abundantemente provistos, como es el caso de la mayor parte de América Central. La industria, la agricultura y la población en general tienen demandas competitivas.

Uno de los debates actuales sobre el agua es si es un derecho humano, o una mercancía. Conferencias internacionales (Morry 2001) interpretan que es una mercancía sujeta, por ejemplo, a las reglas de la Organización Mundial del Comercio; sin embargo, hoy ya está inmerso de los Derechos Humanos, reflejando criterios como el de que, un país con agua abundante, no puede negarse a exportar agua a otro con suficiente capacidad de pago, aunque esto signifique reducir el consumo local de la gente más necesitada.

Para el caso ecuatoriano, problemas de escasez y protección a los recursos naturales, son parte primordial del contenido de la Constitución vigente, aunque no hayan sido definidos como “seguridad ambiental” sino como requisitos para lograr la implementación de deberes y derechos hacia los ciudadanos en el marco del compromiso internacional adquirido desde 1992 con la Agenda 21 o de Desarrollo Sustentable.

Respecto a caso particular del agua, aquella no solo en su artículo 12 dispone que “es derecho humano, sino que es fundamental e irrenunciable, patrimonio estratégico de uso público, inalienable, imprescriptible, inembargable y esencia de la vida”, sino de forma transversal y directa, existen más de diez normas al respecto.

6)  La erosión de la biodiversidad y los temas conexos del acceso al conocimiento, los derechos de propiedad y las patentes. El acceso de las poblaciones rurales e indígenas a los recursos naturales para su subsistencia (estamos hablando de más de la mitad de la población mundial) forma otro gran grupo de problemas de seguridad ambiental, como lo ejemplariza la lucha por el control de 100 millones de hectáreas por grupos indígenas en la cuenca amazónica (White y Martin 2002).

III.- Perspectivas de formación académica.

La falta de un enfoque estratégico acerca de los problemas ambientales y los recursos naturales, en el contexto de complejas dinámicas políticas o de otra índole, representan posibles amenazas a corto y mediano plazo hacia la estabilidad y seguridad en todo Estado, pues hoy ninguno está exento de los mismos.  Si se mira al futuro, el problema educacional debe tener especial connotación y dirigir la formación de profesionales acorde con dicha temática, siendo de vital importancia enfrentar los retos fundamentándose en preparar, desde ya, profesionales acordes con tales exigencias. En la Revista Forestal Centroamericana han bosquejado aspectos relevantes que deberían ser tomados en cuenta sobre el particular:

Un enfoque hacia el desarrollo sostenible, como forma de terminar la pobreza y mejorar la seguridad de las futuras generaciones.

Una clara percepción, desde una perspectiva multicultural, del papel de la seguridad ambiental en la geopolítica dentro del marco superior de la seguridad humana.

Una visión crítica, insistiendo en la palabra “crítica”, de las diferentes visiones y agendas de seguridad ambiental así como del papel respectivo de los distintos actores en las acciones proactivas.

Un análisis detallado de los cambios ambientales mundiales, regionales y locales y de sus consecuencias para los grupos más vulnerables, incluyendo: el cambio climático, la degradación de los recursos (entre estos especialmente el agua, los suelos, los bosques y la biodiversidad) y el acceso a los recursos por grupos rurales, indígenas, y refugiados ambientales, así como un estudio en el tema de los desastres  “naturales”. Este análisis debería incluir las bases teóricas y metodológica s, las evidencias científicas y las experiencias a diferentes niveles de agregación.

Una evaluación del balance entre el manejo de recursos y su consumo apropiado en diferentes contextos para mejorar la capacidad y disminuir la presión.

Un claro entendimiento del papel de las instituciones internacionales y de los mecanismos de cooperación internacional.

Un abanico de medidas proactivas y concretas, incluyendo el manejo de recursos naturales, la prevención de conflictos, la reducción de riesgos ambientales, la reducción de la pobreza, la cooperación internacional en el tema del medio ambiente con sus elementos particulares de manejo de la complejidad y del pensamiento a largo plazo, diálogos Norte/Sur y Sur/Sur.

El balance en la educación entre la teoría y la práctica, entre los conceptos y “las manos en la masa”.

IV.- Objetivos de la seguridad ambiental:

Verbigracia: Ante el aumento de la temperatura por efecto del cambio climático, se producirán:

1)    Problemas en la salud, ejemplo, pandemias de origen externo e interno.

2)    En la agricultura, inundaciones, lluvia ácida, desertificación, etc., que incidirá en a) Producción de alimentos, b) problemas con el agua potable;

3)    Políticas gubernamentales que tendrán que contrarrestar vulnerabilidades en daños de cultivos,  en la salud humana, incendios, desastres, etc. cuyos frutos estarán fijados en las poblaciones más indefensas como son los pobres, niños, ancianos.

Frente a esta situación, todo gobierno debería ir diseñando políticas de:

1)      Anticipación o precaución y previsión (investigación, educación, prevención, entrenamiento).

2)      Alerta temprana ante eventos extremos y posibles desastres. Aquí juega importancia especial, para nuestro país, un verdadero ministerio de Prevención, Riesgos y Desastres Prevención, siendo la ocasión para transformar a la Secretaría como tal dado los alcances y vicisitudes que en un cataclismo, debe asumir.

3)      Preparación efectiva y respuesta rápida ante eventos extremos.

En tal sentido, insisto, que las carteras más importantes deberían ser: La ambiental, -trabajando no 24 horas, sino 25 en conjunción con la actual Secretaría de Riesgos.

V.- Estudios y conocimientos sobre la materia:

En toda academia, en todo instituto, en todo colegio y escuela, acorde con su nivel de estudios, debe estar involucrado lo ambiental visto según las nuevas realidades y necesidades, sea creado carreras educativas en consonancia con el nuevo escenario humano que nos tocará vivir, tales como policías ambientales, creadores de microclimas, granjeros verticales, expandir  la enseñanza de la domótica, los nanomédicos, entre otros. En éste último campo, leía con interés el mensaje del doctor Moisés Tacle, rector de la ESPOL sobre lo que se quiere, y debe alcanzarse, desde luego si el actual gobierno no desestima dicha propuesta, del Parque del Conocimiento PARCON, con centros de estudios e investigación en varios campos, entre ellos  el de Nanotecnología,  inserta en la revista institucional “Investigación & Desarrollo” de diciembre 2010.

Sobre la temática específica, como lo narra la Revista Forestal Centroamericana, un posible curriculum, podría ser:

Introducción: Retos de la seguridad ambiental, agregándole de mi propia cosecha e inmerso en lo qué es seguridad nacional en la actualidad, con la educación ambiental y dentro de ella, la educación jurídica ambiental, con orígenes en las múltiples conferencias ambientales desde 1972, donde han surgido documentos de vital importancia como: Agenda 21, Objetivos del Milenio, las diferentes modalidades de comercio exterior, todo en concordancia con la internalización de aquellas en el ordenamiento jurídico nacional.

Elementos teóricos y metodológicos: Bases ecológicas aplicada del uso de la tierra, Desarrollo sostenible, Ética del desarrollo, Economía ecológica, Métodos cuantitativos

Aplicaciones: Política y políticas de la seguridad ambiental, Manejo de conflictos, Intervenciones sociales, Sistemas internacionales políticas ambientales globales, Manejo de riesgos ambientales

Intervenciones integrales concretas: Agua y seguridad ambiental, Suelos y seguridad ambiental, Atmósfera y seguridad ambiental, Bosques y seguridad ambiental, Deposición de desechos tóxicos y seguridad ambiental. Uso de energías renovables, con el carácter obligatorio, específicamente, en el Ecuador que puede aprovechar casi todas las existentes: Mareomotriz, undimotriz, geotérmica, eólica, biomasa, fotovoltaica o solar.

Por tanto, la seguridad ambiental debe ser el vértice de todo plan de seguridad nacional, del progreso y bienestar de un país, diseñado acorde a sus propias necesidades y, sobretodo, a su propia identidad nacional, regional y local.


[1] ZAMBRANO Reina Regina, doctora con especialidad en Derecho Ambiental, profesora de la ESPAE, Guayaquil.

[2] SENGE Peter y otros “La Revolución Necesaria”, Editorial Norma, 2009, págs. 36 y 37.

[3] Barnett J., 1997, contenido en la Revista Forestal Centroamericana

  • Share/Bookmark
Clock
Designed by laptop battery
Coded by more widgets>>